De heredero a hotelero

Desde hace unos años, la televisión nos entretiene mañanas, como la de los sábados, con programas que conoceréis de sobra como “Hotel, dulce hotel” o “Esta es mi casa”. No es raro que te sorprenda más de un noble o aristócrata enseñándonos sus mansiones, casa solariegas, castillos o palacetes que desde hace varias generaciones, bajo un escudo familiar, nos indica que ha pertenecido a su dinastía, o cualquier gentil hombre que haya heredado  la casa de pueblo de sus abuelos.

palacete

Los tiempos cambian, los propietarios de estos dominios comienzan a tener otras ocupaciones y preocupaciones, pero hay que ser realistas y tener presente que el mantenimiento integral de este tipo de casas es muy caro. Hacen falta varias personas de servicio que mantengan un tanto “viva” la casa ¿Qué hacemos? Pregunta muy  habitual que nos han hecho en más de una reunión esperando escuchar alguna solución mágica.

Pues sí, vamos a pensar qué podemos hacer… Si nos enfocamos hacia el sector turístico, debemos cavilar cómo transformar la que fue nuestra casa familiar en un “lugar destino”, reto nada fácil de alcanzar.

detalle casa rural

Yo, como profesional de turismo, defiendo bastante la profesionalidad de mi sector y he de reconocer que me preocupa bastante cuando  escucho a la típica pareja que cansada de la gran ciudad y de matarse a trabajar durante años (por ejemplo en una de las “Big four”), o el propio señor que hereda o compra uno de estos edificios, decidan dar un cambio importante en su vida y comiencen una nueva andadura profesional como hotelero pensando que van a pasar a una “mejor vida”, relajada, sin prisas y sin tantas preocupaciones… desgraciadamente eso no es así.

Es evidente que el proyecto de gestionar lo que conocemos como un “hotelito con encanto” o un “hotel boutique”, parece muy bucólico, idílico… pues no deja de ser agradable montar y decorar una casa, hacer algo bonito!!! Pensar en miles detalles tangibles e intangibles junto a un largo etcétera de experiencias, que podemos ofrecer a nuestros huéspedes para llegar a frases ya, desde mi punto de vista,  un tanto manidas como “…para que te sientas como en casa…” o “… sin olvidar ningún tipo de detalles…”. Pues bien, todo esto me parece muy correcto, pero aplicado a que este estándar se mantenga permanentemente, desde el día de la apertura hasta que sus biznietos decidan echar la cancela. Me entristece la cantidad de casas, hotelitos y palacetes que se abren con tantísima ilusión y en cuanto ya se pasa la temporada alta o dejan de ser “novedad natural”, comienza a decaer la ilusión por parte de estos propietarios y tarde o temprano termina influyendo directamente tanto en la calidad del servicio, disminución de la ocupación y finalmente en la cuenta de resultados de una forma tremendamente negativa.

Aquí es dónde quiero yo llegar!!! Estas casas son empresas que tienen unas necesidades como cualquier otra.

Pensemos primero en qué “producto” queremos crear, pensemos qué es lo que quiere nuestro cliente, aprovechemos las cautivadoras historias de estas casas para hacer un “storytelling”, creemos un ambiente mágico… Y ahora, en la parte más fea pero la más real,  que realmente nos permitirá mantener todo esto. Antes de tirar un muro, tengamos un proyecto empresarial “ad hoc” serio, analizando todas las necesidades que nos surjan y sobretodo asesorados por un profesional del sector, quién gracias a su experiencia, nos podrá ayudar a hacer real esa ilusión, convertirla en una empresa viable (aunque para mi decir viable con menos de 50 habitaciones con que no nos cueste el dinero, ya nos vale…) y evitar que en menos de tres años terminemos odiando ese proyecto en el que pusimos tanto interés pues realmente… ni sabemos de vender camas, no sabemos ni hacer ni servir desayunos, ni elegir los cambios de cama, no entendemos de turnos… Déjale a un profesional del sector que te gestione tu negocio.

“Cada uno en su oficio es un rey”

 

Patricia Zapardiel
Directora de Proyectos de la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR). T.E.A.T por La Escuela de Turismo Oficial de Granada, Máster en Dirección de Empresas de Ocio por la EOI y Máster Executive en Dirección de Empresas Turísticas por el Instituto de Empresa.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

4 thoughts on “De heredero a hotelero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *