Destinos Turísticos: ¡cómo hemos cambiado!

Si revisamos nuestra memoria y echamos la mirada al pasado reciente, el mayor reto de las familias españolas empezaba por poder introducir un número elevado de maletas en un vehículo de tamaño medio, afrontar los atascos interminables y sufrir el trasiego diario para encontrar la mejor zona de la playa donde depositar toallas, sombrillas, hamacas, neveras, etc. Y de todos esos “buenos momentos” ya sólo quedan los recuerdos y las fotografías que se amontonan en álbumes que hoy hacen las delicias de una generación en las tardes de sábado o cogen polvo en un rincón del desván.

 

postales2

Pero el tiempo vuela y los tiempos cambian…ahora nuestra principal preocupación cuando salimos de viaje pasa por localizar conexiones WiFi cuando llegamos a un destino nuevo que nos permita descargar la app turística del destino para identificar los puntos de interés que queremos visitar. Nos encanta compartir las fotos en nuestras redes sociales, enviamos mensajes en las diferentes aplicaciones como Whatsapp o Telegram a la familia para decirles que hemos llegado bien, reservamos el restaurante donde vamos a comer según los comentarios que otros usuarios han dejado en la página web y disfrutamos de una experiencia turística única del destino (como puede ser una cata de vinos en un enclave cultural) y que previamente habíamos adquirido en el canal online del proveedor antes de emprender el viaje.

 

Turistas digitales

Pero en este  fascinante mundo del turismo, no sólo hemos evolucionado las personas, sino que paralelamente lo han ido haciendo los destinos a los que viajamos, tratando de adaptarse a gran parte de los servicios que los turistas han ido demandando.

Esta transformación ha sido impulsada en gran medida por los diferentes entes gubernamentales que han sabido adecuarse a los cambios, impulsando para ello planes de competitividad y políticas que han promovido la calidad, la sostenibilidad y la excelencia de productos turísticos de alto valor añadido para el cliente.

Son estos cambios estructurales los que han justificado la necesidad de poner en marcha nuevos enfoques en la gestión de los destinos que incrementen la competitividad de los mismos frente a los continuos cambios del sector. Transformaciones que fueron recogidas explícitamente por el gobierno español en el año 2012 a través del Plan Nacional Integral del Turismo. En este plan se da cabida a un nuevo concepto, que en estos últimos 4 años ha revolucionado el sector turístico tal y como lo conocíamos anteriormente, el Destino Turístico Inteligente.

 

Logo_Smart_destination

Segittur definió el Destino Turístico Inteligente como “Un espacio turístico innovador, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitante con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino y mejora la calidad de vida de los residentes”. Esta definición fue aprobada y recogida por el Subcomité 5 de Destinos Turísticos Inteligentes del Comité Técnico de Normalización AEN/ CTN 178 de Ciudades Inteligentes de AENOR en octubre de 2013

El proyecto Destino Turístico Inteligente ha tenido una fantástica acogida por el sector, pero si todavía hay gestores que se estén preguntando para qué sirve acometer la transformación en un destino turístico inteligente y qué le aporta esa reconversión a su municipio, la respuesta es sencilla. El proceso de transformación en un Destino Turístico Inteligente supone la puesta en marcha de una estrategia integral de revalorización del destino a través de la innovación y la tecnología, permitiendo aumentar la competitividad del sector empresarial, el mejor aprovechamiento de los recursos turísticos, la mejora en la eficiencia de los procesos de producción y comercialización o el uso de fuentes de energía renovables. Además este proceso de transformación permite la focalización en impulsar el desarrollo sostenible del destino en sus tres vertientes (medioambiental, económico y socio-cultural) y garantizar la accesibilidad universal en todo el ciclo de viaje. En definitiva el objetivo final de esta transformación es la mejora de la calidad de la estancia de los visitantes y la calidad de vida de los residentes.

En la práctica, explicar el proceso y la reconversión de un municipio en destino turístico inteligente conlleva partir de la premisa de que cada ciudad o destino parte de diferentes niveles o grados de desarrollo inteligente. Pero este tema será objeto de futuros post.

“… Siempre he afirmado que los lugares son más fuertes que las personas, el escenario más que el acontecimiento. Esa posibilidad de permanencia es lo único que hace al paisaje o a las cosas construidas superiores a las personas.”

Aldo Rossi. Autobiografía científica. 1992

 

 

Elena Martín
Consultora en turismo. Graduada en Turismo y con un Máster en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Sevilla. Enganchada al mundo del turismo y apasionada de todo lo nuevo en tecnología.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One thought on “Destinos Turísticos: ¡cómo hemos cambiado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *