Visitar un mercado, un mundo de experiencias

No hay mejor manera de conocer el “alma de una ciudad” que, visitando su mercado de toda la vida, plaza, plaza de abastos…o como le queramos llamar.

Estos espacios, por lo general cubiertos y cerrados, desde sus orígenes han sido testigos del trasiego y vaivén diario de comerciantes, quiénes tradicionalmente desde temprana hora de la mañana, se reúnen para ofrecer sus productos frescos como carne, pescado, frutas, hortalizas…a la gente que va a hacer la compra.

Cuando era pequeña, para mí era todo un acontecimiento acompañar a mi padre el sábado por la mañana a comprar a la plaza, sin olvidar la parada obligatoria de la hora del aperitivo, donde el pescaíto frito o los burgaillos (bígaros para los castellanos) no podían faltar, y ni os cuento si coincidía con la temporada de erizos… ¡todo un manjar! Todo esto sucedía en la Plaza de Abastos de mi querida Algeciras, plaza bonita donde las haya.

 

Mercado Algeciras

Data de 1936 y es obra del ingeniero Eduardo Torroja ¿Os acordáis de Ana Torroja? Pues su padre. Declarada Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, como el mejor ejemplo del movimiento moderno en la región. El edificio cubre un espacio octogonal con una cúpula laminar sin ningún tipo de apoyos internos, toda una maravilla!

Pero… ¿Quién me iba a decir que casi 40 años más tarde, me iba a dedicar a ayudar a los empresarios turísticos a conformar producto y a comercializar experiencias en mercados?

En los últimos años la gastronomía española es considerada uno de los valores más destacados por los turistas internacionales que visitan nuestro país. Según la encuesta anual sobre Viajes y Gastronomía realizada por TripAdvisor, es actualmente la segunda comida preferida de los europeos, situándose sólo por detrás de la italiana.

España dispone de una importantísima cantera de chefs mundialmente reconocidos, un amplio número de restaurantes de alta cocina, asadores, pintxos&tapas, cocina regional, etc.… Grandes bodegas e industria conservera y una materia prima de alta calidad. Productos con denominación de origen, desde el aceite y el jamón ibérico hasta las naranjas. Todo ello contribuye a que la gastronomía española se considere como “Patrimonio de riqueza nacional ilimitada”.

Partiendo de esta realidad, sería impensable que los turistas se perdieran la experiencia de visitar cualquiera de nuestros mercados, “vivir” por unas horas tal “ilusión gastronómica”, descubriendo productos locales y de temporada, escuchando las explicaciones de verdaderos “maestros de la alimentación” como los pescaderos sobre qué pescado es mejor que otro…. probando distintas clases de fruta, aprendiendo el corte de carne y por qué no disfrutar de un desayuno típico con churros.

…Y ¿Cómo les llamamos? ¿Mercados? ¿Mercados tradicionales? ¿Mercados mixtos? ¿Mercados gastronómicos? ¿Mercados gourmet? Estoy segura de que más de uno de vosotros os habéis hecho esa pregunta…

Mercado

Estamos en pleno boom de expansión por toda la geografía española de la puesta en valor del concepto “Mercado”. Hay muchos mercados tradicionales que están trabajando en una reestructuración debido a los nuevos hábitos de los consumidores y de las nuevas tecnologías. Comienzo por estos, por los mercados tradicionales que, sin perder su idiosincrasia, quieren poner en valor los bares que ya existen entre sus puestos o hacer sus “Pinitos gastronómicos” habilitando nuevos espacios orientados a degustaciones, tapeo o catas hasta el más atrevido montando restaurantes más serios.

También los mercados gastronómicos, la mayoría de ellos antiguos mercados reconvertidos, a los que deben su nombre y que para mí son más bien espacios gastronómicos donde se ubican pequeños puestos, cada uno especializado en distintos productos como vinos, cervezas, jamón, mariscos, ostras, quesos… y también en cocina de diferentes partes del mundo como la española, peruana, japonesa, italiana, etc… con mesas comunales donde es fácil que se crucen conversaciones y porque no conocer a gente nueva. Y, por último, los mercados gourmet los cuales se diferencian por ofrecer productos elaborados de alta calidad.

Mercado-san-ildefonso

Muchos de ellos han optado por dar un paso más, reconvirtiendo parte de sus espacios en “sedes culturales” donde celebran eventos, organizan exposiciones, talleres artesanos, talleres para niños y un largo etcétera de actividades que les permitan amortizar su inversión.

En definitiva, llamemos como llamemos a estos mercados, todos van orientados hacia una misma dirección que es dar a conocer a nuestros visitantes, tanto nacionales como internacionales, una de las grandes riquezas de nuestro país que es “La gastronomía”.

Y gustos, como colores…mientras pueda, seguiré visitando la plaza de abastos de Algeciras, cuando quiera revivir la experiencia de “hacer la compra” y tomarme mis churritos y en otras ocasiones, me pintaré el ojo y quedaré con mis amigos para una cena informal y conciertito en uno de los “Mercados” de Madrid, por ejemplo…

Os invito a que conozcáis las experiencias en mercados que tenemos publicadas en el portal oficial de turismo de España Spain.info, seguidme!

 

Patricia Zapardiel
Directora de Proyectos de la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR). T.E.A.T por La Escuela de Turismo Oficial de Granada, Máster en Dirección de Empresas de Ocio por la EOI y Máster Executive en Dirección de Empresas Turísticas por el Instituto de Empresa.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “Visitar un mercado, un mundo de experiencias

  1. Patricia, es posible comunicarme con vos? estoy en la secretarìa de cultura y turismo de Cali, me gustaría conocer tu experiencia sobre el tema de turismo y experiencias gastronómicas.

    Mi correo es j_nata@hotmail.com

    Natalia Jimènez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *